Por cansancio, la 4T busca ganarle juego en extrainnings a agricultores

Un gobierno plagado de funcionarios graduados en la grilla política, difícilmente será doblegado en sus terrenos.

Los Mochis, Sinaloa.16denov2019.-Esta semana miles de productores agrícolas, ganaderos y pescadores acudieron a la CDMX para apostarse afuera del recinto legislativo de San Lázaro, buscando presionar a que se modificará el presupuesto destinado para el sector primario en el PEF2020.  El contingente de Sinaloa fue uno de los más numerosos con poco más de 1,350 ciudadanos de la mayoría de los municipios que conforman la entidad, pero se hablan de miles de agricultores que se hicieron presentes y cerraron el congreso toda la semana corriente.

Sin embargo, no contaban que los políticos que hoy ostentan el poder enfundados en la 4T tenían planes para atenderlos y con una verdadera estrategia, una maniobra especializada en bajarle la intensidad a la turba, poco a poco fueron menguando sus fuerzas y debilitando el movimiento.

Primero, buscaron resistir, después simularon escucharlos con atención, posteriormente les dieron ligeras esperanzas, subsiguientemente les hicieron creer que estaban de su lado y cuando ya los notaron más relajados se sacaron de la “chistera” una estrategia infalible, retardar la “fecha fatal” para aprobar el PEF, pues ya no era factible hacerlo el 15 de noviembre como lo habían programado y con un siniestro, pero gran plan “patearon el bote hacia adelante” mandando la sesión del congreso para después, días, semanas si es necesario.

Simple, sabían con certeza que no podrían mantenerse por tantos días los manifestantes en su plantón, no serán brillantes en la mayoría de las artes de gobernar, pero en el oficio de grillar, manifestarse y desarticular turbas, ahí difícilmente les ganan, pues sencillamente tienen años viviendo de ello, están doctorados en la materia.

En una de las reuniones más enérgicas, la tenido en la junta de coordinación política, la cual que integra legisladores de todas las fracciones, el que no se anduvo por la ramas fue el Alfonso Ramírez Cuellar, exdirigente del movimiento “El Barzón”, aquel que en una ocasión se metió a la cámara de diputados montado en su cuaco, como un verdadero caudillo revolucionario, ganándose la admiración de los detractores del sistema, del gobierno corrupto e indolente.

Sin embargo, en la vida real las cosas cambian, ese jinete defensor de los desvalidos hoy es de los mas poderosos en el poder transformador de la Cuarta T, hoy ese charro mexicano se volvió parte del sistema y sus prioridades se han modificado radicalmente.

Fue enfático, claro, preciso y desvergonzado.  No habrá más Agricultura por Contrato, es un programa obsoleto y corrupto, no habrá subsidios al seguro agrícola, pues solo dos aseguradoras se han beneficiado con ello.  No habrá reasignación de recursos al PEF al campo, porque ya no hay moches, los apoyos llegarán directo a los productores, tal y como lo dice el “mesías tropical”, fue la participación de Ramírez Cuellar quien preside la comisión de hacienda en el Congreso de la Unión.

Cuando se da por terminado un programa como Agricultura por Contrato, lo normal es que las autoridades tuvieran una propuesta mejorada de un programa rector para comercializar cosechas, pero al parecer no hay tal.   En cuanto a los reaseguros que han hecho el gran negocio con el dinero de los mismos productores agrícolas,  quienes solo buscan proteger su inversión de fenómenos naturales cada vez más recurrentes, curiosamente son propiedad del gobierno, Agroasemex es el vivo ejemplo.  En cuanto al discurso de que los recursos no llegaran a las organizaciones, sino directamente a los productores como dice AMLO, alguien tendría que decirle el presidente, que los apoyos por comercialización llegan directamente a las cuentas de los productores desde hace años y no a las organizaciones como él tiene entendido.

Es una aberración la propuesta de recortar el 30% del presupuesto a las actividades primarias solo para tratar de quitarle el poder a las organizaciones agrícolas, esa medida afectará a los productores y a los pequeños productores de las regiones que desarrollan agricultura comercial principalmente.

Los agro titanes que tanto odian los morenistas serán los últimos en caer en la guerra mal enfocada del actual gobierno, ellos no producen granos, salvo en contadas ocasiones, no dependen de programas de agricultura por contrato, a parte ellos siguen apareciendo en fotografías de reuniones privadas con personajes muy ligados al actual gobierno.  En Sinaloa los ´agrotitanes´ ya se han reunido con el senador Rocha Moya, Jesús Vizcarra se abrió de capa al apoyar en campaña a Jaime Bonilla en Baja California, solo por mencionar dos casos.

Lo cierto es que la movilización a la CDMX deja de manifiesto que “no  puedes enseñarle el padre nuestro al señor Obispo” y en cambio el bloque defensor del campo mexicano deberá llegar a nuevas estrategias para descarrilar el tren de la 4T que esta a punto de partir sin el vagón de la agricultura comercial.

Claramente productores de granos  no son prioridad para Andrés Manuel López Obrador, a final de cuentas está Estados Unidos de América esperando acomodar millones de toneladas de granos tal y como lo twitteará el presidente Trump, quien aseguró que el gobierno de México les compraría muchos productos agrícolas, se acuerdan de ello?

¿Qué pasaría si no sembramos un año en Sinaloa? Me preguntó un productor muy molesto con AMLO.  Seguramente algunos funcionarios federales de primer nivel harían el negocio de su vida importando grano de USA.  Imagínese que le ganen 50 pesos por tonelada, el dineral que se echarían en la bolsa, respondí.  Pero y nosotros? Volvió a preguntar.  Ahhh, no a nosotros si nos cargaría la chingada, sin duda.

Aquí les comparto parte del historial de grillo profesional de quien hoy nos preside en México. Datos publicados por el diario de Yucatán.

En la década de los noventa, el actual presidente Andrés Manuel López Obrador realizó diversas marchas y bloqueos en su natal Tabasco para manifestarse en contra de fraudes electorales o por lo que consideraba injusticias para los campesinos.

En 1991, López Obrador encabezó una marcha a la que denominó “éxodo por la democracia”, por un presunto fraude electoral en Tabasco, en donde era presidente del PRD. En 1994, AMLO fue el candidato del PRD a la gubernatura de Tabasco, la cual perdió ante Roberto Madrazo, con quien volvió a competir en el 2006, pero para la presidencia, la que ambos perdieron.  López Obrador acusó fraude electoral, compra de votos y “mapachismo” por parte del PRI, el partido de Madrazo. Tras ello, convocó a la llamada caravana por la democracia y se instaló en plantón en la Zócalo de la Ciudad de México.

En 1996, Obrador realizó bloqueos en pozos petroleros de Pemex en Tabasco para exigir indemnizaciones a más de 40 mil campesinos y pescadores afectados por las actividades de Pemex.

Asimismo, en 2006, AMLO realizó el bloqueo en Reforma tras los resultados que le dieron 0.56% de ventaja a Felipe Calderón en la elección presidencial.

En aquel momento, el bloqueo afectó la vialidad y la economía de Paseo de la Reforma y el Zócalo de la Ciudad de México.

El 30 de julio de 2006, AMLO pidió a sus simpatizantes realizar un bloqueo en Reforma tras los resultados que le dieron 0.56% de ventaja a Felipe Calderón en la elección presidencial.

En pleno Zócalo, López Obrador les dijo “escuchen bien, amigas y amigos, lo que les voy a decir, quiero una respuesta de ustedes, sincera. “Les propongo que nos quedemos aquí, en asamblea permanente (…) que permanezcamos aquí, día y noche, hasta que se cuenten los votos y tengamos un presidente electo con la legalidad mínima que nos merecemos los mexicanos. Les aseguro que no será en vano nuestro esfuerzo y sacrificio”. El bloqueo duró 47 días, pues perdió fuerza entre la sociedad. Las personas se quejaban del tránsito que ocasionaba y las molestias de tener esa vialidad bloqueada. Además de que los establecimientos perdían ganancias por la protesta

 

 

 

 

 

Edición Digital

Síguenos en Facebook